Innovar en la nube: estrategias de migración

Codurance Insights

See author's bio and posts

Innovación en la nube 

¿Qué significa la innovación en la nube? La innovación se define generalmente como la introducción de algo nuevo, ya sea una idea, un método o un proceso. Aplicar esto al contexto de la computación en la nube significa utilizar las plataformas y los servicios de la nube para resolver los retos empresariales de forma más novedosa y eficiente, lo que permite a las empresas destacar entre sus competidores.

Aprovechar la innovación en la nube a menudo permite a las organizaciones entrar en nuevos mercados o crear nuevas ofertas de líneas de servicio. Además, la innovación también puede ayudar a proporcionar información más potente y significativa sobre el rendimiento de una organización y permitir que se tomen decisiones basadas en datos. Por ejemplo, en el caso del machine learning, las organizaciones solían tener que hacer grandes inversiones iniciales si querían adoptarlo, lo que hacía que el listón de entrada fuera demasiado alto para algunos y les prohibía su adopción.Hoy en día, la mayoría de las plataformas en la nube proporcionan mecanismos en los que el machine learning es mucho más accesible. Como resultado, las organizaciones son capaces, por ejemplo, de ofrecer soluciones innovadoras a sus clientes que aprovechan el aprendizaje automático, ya sean recomendaciones de productos y experiencias de usuario más inteligentes y adaptadas o, en general, la creación de altos niveles de inteligencia en sus sistemas.

Aprovechar la innovación en la nube a menudo permite a las organizaciones entrar en nuevos mercados o crear nuevas ofertas de líneas de servicio.

La innovación a través de la nube se ha hecho más accesible a todas las empresas, y no sólo a las que tienen la posibilidad de realizar grandes inversiones. La nube ha bajado el listón de entrada para las organizaciones que adoptan diferentes enfoques. 

Los proveedores de servicios en la nube permiten a las empresas experimentar con costes mucho más bajos que si tuvieran que construir y mantener la infraestructura on-premise. A menudo, los proveedores de nube ofrecen un nivel inicial de prueba gratuito para acceder a sus servicios. Esto da a las organizaciones la libertad de experimentar mucho más libremente, sin la sobrecarga de costes. De este modo se abre la puerta a la innovación.

Utilizar los servicios de la nube para ofrecer experiencias innovadoras a los clientes permite a las organizaciones diferenciarse de sus competidores. Por ejemplo, los nuevos métodos de pago. Si durante la experiencia del usuario se demuestra que es un éxito, permite a la empresa destacar al instante entre las demás, lo que obliga a la competencia a ponerse al día. El bajo coste de las pruebas facilita que las empresas puedan dejar de utilizar los servicios si no resultan beneficiosos. 

Servicios en la nube para acelerar la innovación empresarial

Es fundamental comprender cómo el uso de la nube puede acelerar la innovación empresarial. Hay servicios en la nube que a menudo se pasan por alto y que pueden ayudar a hacer crecer el negocio, resolviendo problemas que antes habrían supuesto una carga para los equipos, impidiéndoles centrarse en su propuesta de valor principal. Los servicios gestionados, por ejemplo, tienden a ser inherentemente elásticos.

Si tomamos el ejemplo de una base de datos local que necesita un mantenimiento constante, esto se traduce en copias de seguridad, planes de recuperación de desastres, aprovisionamiento de recursos, etc. Todas estas actividades requieren esfuerzo e inversión por parte de la organización, pero no añaden directamente ningún valor, sino que son actividades de apoyo. En cambio, si la base de datos se traslada a la nube, muchas de estas actividades serán gestionadas por el proveedor de la nube y estarán diseñadas teniendo en cuenta la escalabilidad. Esto da a las organizaciones la capacidad de ampliar sus servicios sin los gastos adicionales de gestión de la infraestructura, como habría sido el caso anterior. A su vez, les permite llegar a otros mercados y crear nuevas ofertas de servicios para sus clientes con mayor rapidez.

Hay servicios en la nube que, desde una perspectiva operativa, pueden optimizar el funcionamiento de la empresa, como las herramientas de gestión de costes que permiten gestionar todos los servicios desde una ubicación central. Combinando esto con buenas prácticas de gestión de la infraestructura (como el etiquetado adecuado de los recursos), las organizaciones pueden tener una visión muy clara de los costes de su infraestructura en la nube y posiblemente ofrecer soluciones innovadoras.

Del mismo modo, la mayoría de las plataformas en la nube ofrecen servicios en torno a la supervisión de la infraestructura y los servicios. Esto permite a las organizaciones tener una configuración de observabilidad completa para sus sistemas, lo que les permite entender el estado de esos sistemas en cualquier momento y, quizás más importante, razonar sobre por qué se encuentran en ese estado. Puede que este tipo de prácticas no suene demasiado emocionante, pero es muy importante. Si se hace correctamente, permite abordar de forma proactiva cualquier problema en los sistemas de producción antes de que repercuta ampliamente en los clientes.

Blockchain se está convirtiendo rápidamente en una tendencia tecnológica por la que muchas organizaciones están apostando firmemente o quieren experimentar. Para las empresas que quieren jugar en este espacio, los proveedores de la nube están desplegando servicios que permiten a las organizaciones integrar sus sistemas con el blockchain. Proporcionan las API para interactuar con ellas en lugar de tener que hacerlo ellos mismos. Esto está abriendo la puerta a una mayor innovación, pudiendo resolver problemas del mundo real con una tecnología que antes no estaba disponible.

Cómo impulsar la innovación en la nube 

La posibilidad de innovar utilizando la nube es una realidad, pero ser capaz de impulsarla es a menudo el obstáculo al que se enfrentan las empresas. 

Es fundamental garantizar que los equipos tengan suficiente espacio y tiempo para innovar. Si los equipos pueden dedicar tiempo a estudiar nuevas herramientas, tendrán la oportunidad de comprender dónde es posible la innovación. A menudo, las empresas se centran en el corto plazo y no se toman el tiempo necesario para comprender cómo resolver sus problemas de forma diferente o qué oportunidades les brindan las nuevas tecnologías.

Google, por ejemplo, solía dedicar tiempo a la innovación, lo que se conoce como el "20% de tiempo" de Google, una política según la cual el 20% del tiempo de un ingeniero podía dedicarse a sus proyectos personales, lo cual le permitía probar ideas creativas, estudiar distintas tecnologías y perfeccionarse. Esto hizo posible la entrada de propuestas novedosas, ya que los equipos invertían en la investigación y el desarrollo para mejorar la empresa. 

Si los equipos pueden dedicar tiempo a estudiar nuevas herramientas, tendrán la oportunidad de comprender dónde es posible la innovación.

Tener una visión técnica clara es vital para cualquier organización. Sin embargo, muchos caen en la trampa de construir una visión técnica que luego no se ajusta ni evoluciona con el tiempo. Es importante esbozar una dirección general o "estrella norte" como parte de una visión técnica, pero también es importante que se evalúe constantemente para permitir cambios en la organización y mantener el ritmo de los avances tecnológicos. De lo contrario, es posible establecer una "gran visión" que no aproveche las nuevas tecnologías. La revisión continua de la hoja de ruta garantiza que la visión tecnológica esté alineada con los objetivos y las necesidades de la empresa.

Actualizar las competencias y crear procesos adaptables: esto obliga a las empresas a analizar cómo hacen las cosas y a entender la innovación y la eficiencia. Una vez que se migra a la nube, lo que se solía hacer on-prem (gestión de bajo nivel) libera recursos para centrarse en la innovación y no en apagar fuegos. Entender las funciones de los equipos y los patrones de lo que hacen permite trasladar los conjuntos de habilidades a donde encajen mejor. Por ejemplo, alguien que antes se ocupaba de la base de datos, ¿cómo cambia su función cuando se migra a la nube? ¿No sería conveniente que ahora se dedicara a la ciencia de los datos? 

Desafíos que hay que evitar con la innovación en la nube 

Dan McKinley habló en 2015 sobre la "elección de la tecnología aburrida", y que suele ser una estrategia mucho menos arriesgada que la adopción de tecnologías modernas, pero poco maduras. Aunque esto es en gran medida cierto, este enfoque puede ahogar la innovación. El reto al que se enfrentan las organizaciones es comprender su nivel de riesgo y cuánto están dispuestas a invertir en innovación. Algunas compañías optan por ser las primeras en adoptar las nuevas tecnologías. Esto está bien, pero es importante tomar esa decisión siendo plenamente conscientes de los riesgos y compensaciones que conlleva. Sin embargo, también está claro que hoy en día la innovación y la transformación digital son necesarias para seguir siendo competitivos. Por ello, la clave es saber exactamente qué necesita tu empresa y alinear el proyecto de innovación con los objetivos de tu negocio.