Estrategias de migración de aplicaciones: las 3 R's

Codurance Insights

See author's bio and posts

Las 3 R’s 

Ya en 2011, Gartner acuñó la frase "las 5 R's", para esbozar diferentes estrategias de migración a la nube. Más recientemente, sin embargo, ha evolucionado a "las 6 R's". 

En Codurance creemos que la gran mayoría de las migraciones a la nube tienden a adoptar una de estas tres estrategias. Cada una de estas estrategias supone un riesgo diferente para la empresa y conlleva distintos plazos y procedimientos. 

1. Realojamiento 

El realojamiento (a menudo más conocido como "'lift and shift'") generalmente implica la migración de aplicaciones de software a la nube con muy pocos cambios de arquitectura o diseño (si es que hay alguno). En efecto, se pasa de la computación local, como las máquinas virtuales, a máquinas virtuales alojadas en un proveedor de la nube. La organización sigue manteniendo todo el software y los servicios en esa máquina virtual de la misma manera que lo hacía anteriormente on-premise.

Esta estrategia suele ser la mejor opción cuando una organización tiene paca tolerancia al riesgo. Permite que muchas operaciones y formas de trabajo continúen "como están" sin necesidad de cambios generalizados. Por ejemplo, puede ser una buena estrategia para una organización que necesita migrar su infraestructura a la nube dentro de un plazo ajustado, impuesto por limitaciones empresariales más amplias. El realojamiento permite un traslado rápido a la nube, lo que permite continuar con la operativa del negocio sin mayores cambios. Aunque esta estrategia no permite realmente a una organización aprovechar toda la potencia de una plataforma en la nube, sigue teniendo ventajas, si se alinea a los objetivos empresariales, por ejemplo, el ahorro de costes de las instalaciones a la nube. 

Conoce más sobre el realojamiento en el siguiente artículo: Cuando lift and shift es la respuesta

2. Sustitución de la plataforma 

¿Con qué grado de " Lift and shift " se siente cómoda una empresa? 

Al igual que el realojamiento, la reestructuración de la plataforma es una transición inicial a la nube, pero la diferencia radica en que la organización empieza a realizar algunos cambios en su entorno técnico, aunque no cambie significativamente la arquitectura. A menudo esto implica una ligera adopción de tecnologías nativas de la nube en forma de servicios gestionados. Así, las bases de datos pueden trasladarse al servicio gestionado de bases de datos del proveedor de la nube o un componente de agregación de registros local puede sustituirse por un servicio gestionado de análisis e informes. Cuando el nivel de riesgo que las empresas pueden asumir es ligeramente más alto, ésta es la estrategia que tienden a adoptar. 

Muchos de estos servicios nativos de la nube son inherentemente elásticos por diseño. Esto significa que, al adoptarlos, las organizaciones pueden empezar a aprovechar algunas de estas ventajas, como la escalabilidad automática para gestionar los picos y las caídas del tráfico.

A la hora de decidir qué estrategia de migración a la nube adoptar, hay que tener en cuenta algunos factores. Por ejemplo, puede que tu organización necesite obtener beneficios de la nube en un periodo de tiempo relativamente corto. O tal vez sea necesario reducir los costes de mantenimiento. En ese caso, el realojamiento o la reestructuración de la plataforma serían probablemente la estrategia más adecuada.

La adopción de cualquiera de las dos primeras R -Replataforma o Realojamiento- permite a la organización ver los beneficios rápidamente. Por su parte, la tercera R, Refactorización/Rearticulación, como se menciona a continuación, es para las empresas que tienen una visión más técnica de migración a la nube. 

3. Refactorización / Re-arquitectura (y un poco de recompra) 

El artículo "Cómo pueden beneficiarse las empresas al trasladar aplicaciones legacy a la nube" hace referencia a la importancia de identificar los impulsores empresariales de la migración a la nube. Estos impulsores del negocio deben constituir la base de una visión técnica que garantice la alineación con los objetivos empresariales. Esto permite a las organizaciones especificar las cualidades que deben tener las arquitecturas técnicas.  La captura de estas cualidades en forma de métricas permite establecer mecanismos para garantizar que una arquitectura técnica cumple con los resultados previstos.

Un enfoque "lift and shift", similar al realojamiento, ofrece a menudo una vía más rápida para migrar a la nube y, por tanto, permite obtener resultados rápidos en algunas áreas. Por ejemplo, la reducción de los costes de mantenimiento de la infraestructura. Sin embargo, una estrategia de realojamiento no suele tener en cuenta la evolución futura de una organización y si el panorama tecnológico actual lo respalda.

Aquí es donde entra en juego la estrategia de re-arquitectura. Esta estrategia suele ser más orientada al futuro, ya que garantiza que la plataforma en la nube se diseñe de tal manera que pueda soportar la evolución de la organización sin necesidad de rediseños completos.

Reestructurar de esta manera va a implicar cambiar la tecnología y los sistemas durante este proceso. Las preguntas que hay que plantearse son: ¿cómo se ve esto en el futuro, qué objetivos se están cumpliendo? Por ejemplo, si una empresa desea entrar en un nuevo mercado o lanzar varias líneas de servicio nuevas, éstas dependen en gran medida de la estructura y, por tanto, deben tenerse en cuenta en la visión técnica de esta estrategia.

La reingeniería es un enfoque más estratégico para obtener ventajas competitivas. 

También es importante comprender el rendimiento técnico actual de la empresa. Si las instalaciones no funcionan, el paso a la nube no será una solución inmediata. Si la organización tiene problemas para gestionar su software local, es probable que esto también ocurra en la nube. En este punto, se trata de entender la hoja de ruta más que de hacer el cambio. 

Actualización con una estrategia de re-arquitectura a gran escala

Si la hoja de ruta técnica de una empresa consolidada apunta a una reestructuración a gran escala, es una señal de que algo ha ido mal. En el escenario ideal, una organización querría ampliar sus servicios y crecer gradualmente, haciendo evolucionar la plataforma. Sin embargo, no siempre es así. Si las plataformas no han cambiado o evolucionado en los últimos 5-10 años, a menudo no son aptas para cumplir sus objetivos, lo que frena la posibilidad de dar respuestas rápidas al mercado. 

Con la reestructuración, la organización quiere que el sistema haga algo que actualmente no puede hacer. Por ejemplo, ¿no puede crear una buena auditoría? ¿Puede la empresa controlar el rendimiento o la seguridad? 

Hay un paso necesario que consiste en evaluar estos grandes sistemas, para entender el mapeo actual, y evaluar los servicios actuales que ofrece la nube. En este momento, las empresas pueden llevar a cabo una revisión bien diseñada que, desde la perspectiva de las aplicaciones, examine cómo debe reorganizarse la plataforma y comprenda cómo se mapean los requisitos actuales con el sistema en la nube. Si no se hace un mapeo de esto, es difícil ver todos los beneficios que se pueden lograr utilizando proveedores de la nube. 

¿Cómo encaja la recompra en esta estrategia? 

Las 6 R's originalmente acuñadas mencionan la recompra como estrategia propia. Sin embargo, en este caso se ha añadido con la refactorización/rearquitectura porque se enmarca en los objetivos empresariales a largo plazo.Se trata de cambiar la forma en que una empresa interactúa con una herramienta para ahorrar esfuerzos empresariales, lo que no aporta valor a la empresa. No tiene ninguna ventaja competitiva. Por ejemplo, en el caso de Salesforce, el cambio a una solución en la nube o SaaS permite centrarse en el valor empresarial puro en lugar de generar costes o deuda técnica en algo en lo que la empresa no está centrada. 

¿Qué estrategia es la adecuada para tu negocio?

A la hora de elegir la estrategia adecuada para tu empresa, es importante recordar que no son excluyentes entre sí. La estrategia de realojamiento puede ser un buen primer paso en el camino de la adopción de la nube y puede ampliarse cuando la empresa se sienta preparada; por ejemplo, se pueden modernizar las aplicaciones.

Conoce más sobre el beneficio de la modernización de software como parte de una estrategia empresarial de migración a la nube en: Ventajas de incorporar la modernización a una estrategia de migración a la nube.