¿Cómo pueden beneficiarse las empresas de trasladar sus aplicaciones legacy a la nube?

11 Aug 2022

Codurance Insights

See author's bio and posts

Trasladarse a la nube

La transición a la nube podría considerarse como un paso natural con el tiempo. Pero, para cualquier empresa, entender por qué hay que hacer ese cambio suele ser lo primero que hay que responder antes de iniciar el proceso.

La base de cualquier propuesta de cambio debería explicar cómo la migración a la nube ayudaría en el cumplimiento de los objetivos empresariales. Por ejemplo, algunas de las razones podrían ser: impulsar la escalabilidad, entrar a nuevos mercados o reducir costes. Entender por qué se realiza la migración y los problemas empresariales que se intentan resolver permite comprender si es la opción adecuada para tu empresa. Esto te permitirá determinar la estrategia de migración que debes adoptar, y también determinar lo que necesitas medir a lo largo del camino. 

Este artículo te llevará por los pasos de lo que significa migrar a la nube desde aplicaciones legacy y los beneficios que puede traer a tu negocio. Centrándose, en primer lugar, en el motivo por el que el cambio sigue las afirmaciones anteriores. Comprender la necesidad de la empresa de migrar puede ayudar a definir beneficios claros y objetivos medibles para el negocio.

¿Por qué mi empresa necesita migrar a la nube?

La sobrecarga operativa derivada de tener un dominio local es una de las razones más populares para trasladarse a la nube. Tener que mantener la infraestructura física en las instalaciones requiere una gran cantidad de esfuerzo e inversión, así como tener que actualizar los parches de seguridad y proporcionar diferentes controles de acceso también se suman a los grandes gastos generales. Si tu actividad principal no implica la prestación de servicios técnicos, el esfuerzo requerido no añade mucho valor a tu negocio. Cuando esto supera los beneficios de tener un dominio local, la nube es una opción viable. La eliminación de esta sobrecarga libera a los equipos para que se centren en problemas que aportan más valor a la empresa. Por ejemplo, dejar de gestionar las bases de datos y en cambio incorporar data science para obtener información significativa que pueda ser devuelta al flujo de valor.  

La sobrecarga operativa derivada de tener un dominio local es una de las razones más populares para trasladarse a la nube.

El riesgo es otra área a considerar cuando se piensa en la migración a la nube. Al pasar a los proveedores de la nube, se transfiere efectivamente un grado de riesgo a ese proveedor. Es importante entender cómo encaja esto con tu apetito general de riesgo y tu proceso de gestión de riesgos. Por ejemplo, el riesgo de gestionar el hardware y la seguridad puede no ser relevante para los objetivos diarios de tu empresa, lo que significa que la gestión de este proceso implica la contratación de todo un equipo o de especialistas. Transferir este riesgo a los proveedores de la nube ahorra el capital y el esfuerzo de gestionar esos equipos. Pasar a la nube podría ser el primer paso para gestionar el riesgo, pero ¿con el mismo coste? La empresa también tiene que reconsiderar la evolución de sus políticas actuales en torno a la recuperación de desastres y las copias de seguridad, ya que éstas también cambiarán con la migración.

Los beneficios de migrar a la nube

Una vez entiendas los motivos de la empresa para trasladarse a la nube, es esencial que comprendas las ventajas (o desventajas) adicionales. Los proveedores de la nube pueden dar a las empresas acceso a servicios que no disponen actualmente, o que habrían sido prohibitivamente caros de establecer por sí mismos en su dominio. Las plataformas en la nube ofrecen acceso a estos servicios de una manera mucho más rentable, lo que disminuye la barrera de entrada y adopción. Por ejemplo, el análisis de big data/data science, que implicaría una inversión bastante grande. En la nube, las compañías son capaces de aprovechar este tipo de servicios gestionados. Los proveedores ofrecen muchos niveles de uso diferentes, y algunos incluso ofrecen algún tipo de nivel gratuito. Esto hace que sea increíblemente barato para las organizaciones probar cómo los nuevos servicios pueden ofrecer soluciones innovadoras a sus problemas de negocio, sin el peligro de un compromiso a largo plazo por adelantado.

El traslado a la nube debe estar siempre respaldado por un claro impulso empresarial, es decir, debe responder a las necesidades de una organización.

Aunque estos ejemplos pueden o no ser relevantes para tu empresa, es importante tener en cuenta algunos aspectos. El traslado a la nube debe estar siempre respaldado por un claro impulso empresarial, es decir, debe responder a las necesidades de una organización. Podría haber una necesidad de mayor escalabilidad o un deseo de reducir los costes operativos. Una migración a la nube no debe verse puramente a través de un lente técnico. La razón más importante para trasladarse es que esté alineada con los objetivos empresariales. Además, estos objetivos empresariales suelen ser diferentes en función de las necesidades de la empresa. Por ejemplo: 

Aplicaciones - La adopción de servicios gestionados puede ayudar a las organizaciones a consolidar sus herramientas técnicas. Por ejemplo, en lugar de tener herramientas separadas de diferentes proveedores para la recopilación de registros, alertas, cuadros de mando, etc., todas ellas pueden reunirse bajo el mismo proveedor en la nube.

Regulaciones - Dependiendo del sector en el que se opere, las normativas pueden ser costosas y con grandes limitaciones de tiempo y plazos. Los proveedores de la nube crean parches y soluciones a las normativas para las infraestructuras, resolviendo los problemas sin que la empresa invierta tiempo. 

Conjunto de habilidades - Los proveedores de la nube suelen crear planes de formación y certificaciones, lo que facilita la contratación de empleados con conocimientos previos en los sistemas. La infraestructura local puede requerir un alto nivel de formación para que alguien se integre, mientras que la adopción de la nube aporta un nivel de estandarización en torno a las habilidades.

¿Por qué invertir en migrar a la nube? 

La inversión en la migración a la nube tendría que resolver los retos a los que te enfrentas actualmente con tus aplicaciones legacy. El acceso a una mayor elasticidad computacional puede ser un factor importante para pasar a la nube. La elasticidad automatizada de la infraestructura y la potencia de computación de un proveedor de la nube permite a las organizaciones hacer frente a los picos y caídas de tráfico en sus sistemas con relativa facilidad y de forma muy rentable. Tradicionalmente, las organizaciones tendrían que invertir dinero y tiempo en la planificación y adquisición de hardware adicional para prepararse para los próximos picos de tráfico previstos (por ejemplo, las cargas de temporada, como la Navidad para las ventas online).

La comunicación del valor a la empresa viene determinada por los retos comprendidos en este primer punto: ¿por qué la empresa se trasladó a la nube? Supongamos que fue para reducir costes, conocer los costes de funcionamiento anteriores permite establecer métricas sobre el coste actual de la infraestructura en la nube. En ese caso, también se puede mostrar el ahorro al comprender el impacto en el negocio. Por ejemplo, si el tiempo de inactividad era un gran problema que generaba quejas de los clientes, se puede medir el tiempo de inactividad, las quejas de los clientes y la carga de trabajo del equipo que se ocupa de las quejas. Si las regulaciones fueron la razón para migrar a la nube, trabajar con el proveedor para entender qué parches se han implementado para alinear a la organización con estos requisitos permite una mejor comprensión del esfuerzo que habría sido necesario internamente. 

Entonces, en cuanto a por qué trasladar las aplicaciones legacy a la nube, la respuesta depende, en última instancia, de los objetivos y especificaciones de cada negocio. Todos los retos tienen ventajas, pero no habrá ventajas si no hay retos. 

Continúa tu viaje de migración a la nube comprendiendo qué estrategia es la adecuada para tu negocio: Estrategias de migración de aplicaciones: las 3 R's