Taxonomía de Bloom aplicada al aprendizaje de desarrollo de software

La taxonomía de Bloom es una herramienta pedagógica que clasifica los objetivos cognitivos en distintos niveles, desde los más simples a los más complejos, permitiendo a los educadores identificar, categorizar y planificar los objetivos del aprendizaje de una manera más efectiva.

Esta herramienta nos proporciona una forma de aproximar un proceso de aprendizaje aplicando una estructura sólida que nos va a servir para diseñar el contenido de lo que hay que aprender, el programa y las evaluaciones con las que procuraremos fomentar un aprendizaje integral. 

Lo que nos propone es identificar primero los objetivos del aprendizaje en una situación determinada, y aplicar posteriormente los niveles de la taxonomía para estructurar actividades de aprendizaje y evaluaciones que correspondan a esos objetivos.

bloom 2

Desarrollada por el psicólogo estadounidense Benjamin Bloom se divide en tres ámbitos:

  • Cognitivo: hace referencia a la capacidad de procesar y emplear la información proporcionada en la resolución de problemas.

  • Afectivo: Se ocupa de la influencia de las emociones en el proceso de aprendizaje (actitudes, sentimientos, valores y prejuicios) 

  • Psicomotor: Relaciona las habilidades motrices y de coordinación con otras destrezas del aprendizaje. 

Nosotros vamos a centrarnos en el proceso de aprendizaje que proponemos en el ámbito cognitivo haciendo un barrido por estos niveles: 

  • Conocimiento: conocer el tema, identificar las bases de lo que  se va a hablar y las herramientas a utilizar. 
  • Comprensión: este nivel sucede cuando una vez ya se han entendido los conceptos se es capaz de explicarlos con sus propias palabras.
  • Aplicación: es posible aplicar lo aprendido a alguna situación de la vida real.
  • Análisis: se es capaz de descomponer el conocimiento en partes e identificar la manera en que se relacionan esas partes creando una estructura global.
  • Síntesis: Se aplican ideas que ya se tenían para recrear otras nuevas y es posible sacar conclusiones generales a partir de distintos datos aportados.
  • Evaluación: se puede realizar un juicio crítico y comprobar el valor de una afirmación.

    Si se visualiza en forma de pirámide, como vemos en la gráfica, en la base encontramos esas partes del proceso cognitivo más sencillo y a medida que avanzamos entramos en la abstracción y obtención de conclusiones propias. Es importante avanzar siguiendo esa jerarquía para conseguir que el proceso de aprendizaje sea fructífero. 

New call-to-action